Calcula tu capacidad de ahorro y aplica la regla 50 / 30 / 20

Cuando te propones ahorrar, lo primero que piensas es: ¿Cómo hacerlo? Pues no hay ningún misterio. El problema es que muchas veces ni siquiera sabemos en qué se va el dinero. La clave para conseguirlo está en llevar una buena organización y control de tus gastos.

¿Qué es la capacidad de ahorro?

La capacidad de ahorro es la capacidad que tienes para poder separar algo del dinero total que ingresas, con el objetivo de guardarlo para utilizarlo más adelante. Generalmente, este número no es igual todos los meses, ya que nuestros gastos suelen variar en función de distintos motivos que puedan surgir. Sin embargo, puedes calcular un promedio para poder conocer cuál es tu capacidad de ahorro habitual, sin que ese número se vea afectado por gastos excepcionales que hayas podido tener en el último tiempo.

¿Cómo lograr ahorrar?

Para conseguir ahorrar, es condición que lo que gastas sea menor a lo que ingresas. Esa diferencia tendrás que guardarla de manera segura para cubrir futuros imprevistos o poder aspirar a tener un mejor nivel de vida cuando te jubiles.

En primer lugar tienes que diferenciar muy bien lo que son gastos necesarios de gastos prescindibles. Si bien puede ser subjetivo, es importante ser objetivo en la selección y saber diferenciarlos bien. Está claro que dependerá de tu volumen total de ingresos, pero si tus ingresos no son muy altos, evita caer en compras a deuda con pago aplazado, pues esa puede ser la ruina de tu economía y también de tu capacidad de ahorro. De cualquier modo, si no tienes otra opción que comprar a crédito, es importante que lo pienses muy bien antes, y lleves todo controlado para que no se te disparen las cuotas mientras pagas la deuda.

La regla del 50 / 30 / 20

La regla 50 / 30 / 20 es una forma sencilla de distribuir tus ingresos y adoptar un buen hábito de ahorro. Este método está siendo muy aplicado en países donde hay mucha consciencia sobre la importancia que tiene ahorrar, y donde el promedio de capacidad de ahorro es muy superior al que hay en España actualmente. Adoptarlo te vendrá muy bien, y más aún sieres joven, vives solo o en pareja, o si estás pensando en irte de casa pronto. El 50 / 30 / 20 te permite conocer y distribuir mejor cuánto dedicas al ahorro y a cada uno de tus gastos.

El 50% para tus gastos más básicos, el 30% para tus gastos personales, y el 20% para hacer crecer tus ahorros…

  • El 50% del dinero de tu sueldo tiene como misión cubrir tus gastos básicos. Estos vienen a ser la hipoteca, las facturas, la comunidad, la cesta de la compra del mes, etc. Son todos aquellos gastos que tienes que llevar a cabo sí o sí. Si llegara a sobrarte dinero, mucho mejor, ya que puedes sumarlo al siguiente porcentaje.
        ‍
  • El 30% va destinado a gastos personales. Es decir, todos aquellos gastos que puedas tener durante el mes. Quizás sea ropa, otro mes puede tratarse de actividades de ocio, viajes, o puede que se te junten varios regalos de cumpleaños. Y recuerda, si te sobra, súmalo al 20% de ahorro.
  • El 20% restante del dinero que ganas tiene una misión muy importante: tus ahorros. Este dinero será un colchón para hacer frente a posibles deudas futuras, reformas en casa, o cambios en tu familia. Y, además, quizá eres joven y aún no pienses en ello, pero cuando seas mayor vas a agradecer el haber ahorrado un buen dinero a con este     método.

 

¿Qué factores influyen en la capacidad de ahorro?

Tu capacidad de ahorro dependerá de múltiples factores: tu nivel de ingresos periódicos, beneficios que entren en tu economía, otros ingresos que puedas tener, como pueden ser ingresos por alquileres, por rendimientos de capital mobiliario (intereses), por pluriempleo, etc.

Por otro lado, tu capacidad de ahorro también dependerá de tu nivel de endeudamiento y tu nivel de gastos. De si pagas una cuota de hipoteca muy grande, de si tienes que pagar muchas cuotas por préstamos personales o del coche, de las compras que hagas con la tarjeta de crédito, de si tienes excesivos gastos en ocio o en compras que puedan ser evitables, etc. Todos estos factores impactarán en tu capacidad de ahorro.

 

Una vez hayas empezado a ahorrar, puedes conservar ese dinero en diferentes sitios: algunas personas aún siguen guardando dinero en efectivo, aunque en tiempos modernos es cada vez menos común ya que perderán valor, puedes tener un depósito bancario o invertirlo en algo seguro, como puede ser en Renta Fija, ETF´s, o un Plan de Pensiones, por ejemplo. En Vesto, puedes encontrar soluciones de inversión para darle un impulso a tus ahorros, mientras los proteges, para disponer de ellos en el futuro.

No te pierdas estos artículos: