Para qué establecer metas financieras y cómo hacerlo

Establecer metas financieras

Cuando no tienes claras tus metas financieras, es muy difícil cumplirlas. Muchas personas tienen deseos utópicos como ganar un millón de euros,  o cosas del estilo que no tienen un plan de acción detrás, y por ende terminan siendo aspiraciones que solo queda ahí. En cambio, si en lugar de un deseo tan abstracto, te plantearas por ejemplo hacer una carrera en una ámbito específico, desarrollarte luego en ese sector y recibir tu salario deseado, entonces ya tendrías una meta definida y una idea de cómo lograrlo. La realidad es que sin un plan, no puedes percibir cuánto te rinde realmente el dinero, por lo que acabas teniendo actitudes financieras que no son demasiado saludables, como tener excesivos gastos innecesarios o usar la tarjeta de crédito constantemente. Vesto es una herramienta diseñada para ayudarte a tomar consciencia de tus gastos e incentivarte a que empieces a ahorrar, haciéndotelo simple y automatizando el proceso de acuerdo a tus posibilidades económicas.

 

Cómo establecer tus metas financieras

El primer paso: conocer tu estado inicial.

Antes de definir cualquier meta y su futuro plan de acción, es importante que revises tus hábitos y tu situación financiera actual.
¿Sabes exactamente en qué gastas tus ingresos? Si no puedes responderlo, es un buen momento para sentarte a hacer cuentas.

#1 Revisa tus hábitos

Además de tus gastos fijos (alquiler, servicios, comida, etc), ¿a dónde más va tu dinero? Por ejemplo, si todas las mañanas sales a desayunar, ¿haz hecho la cuenta de cuánto pagas por ello al mes?¿Y al año?

#2 Decide si son prescindibles

Una vez que hayas identificado en qué gastas dinero habitualmente, es hora de preguntarte: ¿puedes prescindir de ello?, o ¿Hay alguna alternativa más económica?

#4 Planea

Una vez que hayas hecho tus cuentas y sepas cuanto dinero te queda disponible, planea cómo utilizarlo y a que destinarlo. Recuerda que las compras sin sentido dan satisfacción por muy poco tiempo, mientras que luego notas la cantidad de dinero que has dejado ir.

#5 Ahorra

Cumplir metas lleva tiempo, pero cada pequeño paso que des te hará acercarte a ella. Ten en cuenta que eliminar o reducir notablemente un gasto, te permitirá destinar ese dinero a un fondo de ahorro o invertirlo para poder obtener una rentabilidad a partir de él.  Si no te sientes seguro de cómo hacerlo, puedes obtener ayuda en Vesto, donde el proceso de ahorrar está simplificado y automatizado en base a tus posibilidades económicas.

¿Por qué definir mis metas?

Muchas veces sabemos que queremos ahorrar, pero no sabemos cuánto o para qué. Ser capaces de definir tales detalles ayudará a que el objetivo se convierta en una necesidad real, evitando que te desanimes o te pierdas en el camino.

Si quieres ahorrar, pagar tus deudas, e independizarte, recuerda que la clave está en tener un plan, establecer prioridades, y poder definir tiempos y cantidades para ir por tu propósito.

Pagar deudas

A la hora de pagar deudas, trata de no abrumarte por cual es la de mayor valor. Identifica cual tiene la tasa de interés más alta, y mejor enfócate en empezar por aquella. Mientras más tardes en pagarla, se generarán más intereses y será más difícil liquidarla.

Si tu deuda es un crédito, revisa si tus ingresos te permiten aumentar la cantidad de lo que pagas actualmente, para ver si es posible liquidar el préstamo más rápido. Si tu bolsillo te lo permite, es mejor reducir tus gastos de entretenimiento y pagar con la diferencia el crédito.

Si tus metas son de ahorro

Vesto será tu aliado para objetivos como:

- Crear un fondo de emergencia.

- Comenzar a ahorrar para retirarte lo más pronto posible.

- Comprarte un piso, destinando una cantidad mensual a ahorrar para ello. 

Recuerda que si además de ahorrar inviertes tu dinero, lograrás alcanzar tus objetivos más rápidamente mientras tu dinero se multiplica, generando más intereses a tu favor.

Si entre tus metas financieras dudas entre liquidar tus deudas y crear ahorros, dale prioridad a las deudas reduciendo el tiempo de pago y evitando que se generen más intereses. Lo agradecerás en el futuro. 

Por último, te recomendamos revisar tus metas financieras y tu planificación al menos una vez al año ya que vivimos en un mundo de cambios constantes y puede que tengas que hacer modificaciones para estar al día.

No te pierdas estos artículos: