Qué gastos genera la compra de una vivienda

La compra de una vivienda implica varios gastos obligatorios independientemente de que se recurra o no a una financiación externa. Estos gastos no suelen estar especificados en el precio del inmueble y es importante conocerlos para calcular el importe final que tendrás que pagar. Generalmente, suelen ser abonados por el comprador y varían dependiendo de la CCAA del precio de la vivienda, por lo que es recomendable tener ahorrado entre un 10% y un 15% de más.

Vesto te ayuda a simplificar y acelerar el proceso de ahorrar para el deseo de tener tu propio hogar se haga realidad. En caso de que tu pareja o algún familiar quiera participar de la compra, puedes añadirlo a tu objetivo y ver juntos cómo esos ahorros crecen diariamente. Así podrán compartir la emoción de estar cada vez más cerca de lograrlo.

 Gastos por la compra de una vivienda:

Para calcular los gastos de compra de una vivienda tendrás que tomar en cuenta algunos factores propios como ajenos a la hipoteca que podrán generar ciertos gastos adicionales al precio del inmueble:

·       Porcentaje de la inmobiliaria: Un porcentaje a pagar si tu operación se realiza a través de una agencia inmobiliaria. Este porcentaje no está regulado por ley y depende de la zona geográfica en la que esté la inmobiliaria. Sin embargo, por norma general, las inmobiliarias cobran un porcentaje que ronda entre el 1 % y 3 %, sumado al impuesto que grave la transmisión. En algunas ocasiones, el porcentaje que cobra la inmobiliaria puede estar dividido entre el comprador y el vendedor, aunque generalmente suele asumirlo el comprador.

·       Gastos de notaría: El notario es quien se encarga de autorizar la escritura pública de compraventa. Realiza un primer control de legalidad de los pactos del contrato de adquisición, documento que dota de fuerza jurídica y oponibilidad frente a terceros, y que debe ser inscripto en el Registro Público. El comprador tiene derecho a elegir al notario que quiera, quien cobrará un arancel fijo establecido por el Gobierno y depende del precio declarado del inmueble. De acuerdo a la nueva ley hipotecaria, en caso de que tu compra sea a través de un préstamo hipotecario, éste gasto debe ser asumido por el banco.

·       Gastos de inscripción registral del inmueble: Es el derivado de inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad que le corresponda. También están establecidos por el Gobierno y son iguales para todos los registradores de la propiedad. El precio varía en base a las características particulares de la inscripción, y encarece si fuera necesario sumar otros trámites (como la nota simple que se agrega a la inscripción). De acuerdo a la nueva ley hipotecaria, en caso de que tu compra sea realizada a través de un préstamo hipotecario, éste gasto deberá asumirlo el banco.

·       Pago del IVA o del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales: Es un tributo a la Administración Pública y varía según se trate de una vivienda nueva, o usada. En el primer caso y en rol de comprador, tendrás que pagar el IVA correspondiente, que dependerá del tipo de inmueble que se adquiera. En el caso de viviendas nuevas, se tributa el 10% del valor de venta, a menos que se trate de una vivienda de protección oficial, en donde el tipo impositivo es del 4%. Antes, además del IVA tenías que añadir un segundo impuesto: el de Actos Jurídicos Documentados (IAJD),  que con la nueva ley hipotecaria se redujo a 0%.

Si se tratara de una segunda o posterior transmisión de la vivienda, el impuesto ya no será el IVA, sino el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, conocido como ITP (un impuesto autonómico que varía en función del lugar de la vivienda y se sitúa entre el 6% y el 10%).

Cabe destacar que para VPO, familias numerosas, personas con discapacidad y jóvenes suelen existir tipos más reducidos.

No te pierdas estos artículos: