Qué es un ETF

En pocas palabras, podríamos decir que un ETF es como un fondo de inversión, con una característica muy especial: se compra y se vende como una acción, en lugar de suscribirse y reembolsarse con participaciones como se hace en los fondos.

ETF (Exchange-traded funds)

ETF es el acrónimo de Exchange Trade Fund, que se tradujo al castellano como “fondo cotizado”, y según la CNMV son también fondos de inversión. Su objetivo está centrado en replicar los movimientos de un índice, que puede ser de renta fija, renta variable, divisas, o materias primas.

A diferencia de un fondo de inversión tradicional, los ETF funcionan como las acciones, es decir, que pueden ser comprados y vendidos en cualquier momento, teniendo entonces un valor de mercado en tiempo real, en lugar de únicamente tenerlo al cierre del día (cómo lo hacen los fondos). Además, los ETF´s suelen tener comisiones más bajas que las de un fondo normal. Esto se debe principalmente, a que al utilizar un sistema de gestión pasiva, donde la figura del gestor no es tan importante como lo es en la gestión activa, no hay tal necesidad de engrosar esta comisión.

 

¿Qué quiere decir gestión Pasiva?

En los ETF´s el equipo gestor llevará a cabo sus estrategias de inversión imitando la composición de un índice, con el objetivo de replicar su comportamiento; o creará un nuevo índice en el caso que se tratara de un sector específico, como podría ser el caso de los ETFs de empresas tecnológicas, ETF´s sobre el oro, etc. Es por ese motivo que sus sus comisiones de gestión serán menores.

 

¿Cuáles son las principales características de un ETF?

Ya hemos comentado anteriormente que un ETF funciona como una acción, y no tanto como un fondo. De la misma manera que que su gestión es pasiva y no activa. Pero además, hay algunas características que merecen ser destacadas:

·      Transparencia: Al ser un activo cotizado, su valor está disponible en todo momento, y no solamente al cierre del día.

·      Liquidez: Un ETF puede comprarse y/o venderse en cualquier momento, como una acción. Es decir, que son 100% líquidos.

·      Flexibilidad: Al tener la capacidad de poder ser comprado en cualquier momento, la compra se realiza al valor de su cotización en el momento que se efectúa la compra.

·      Diversificación: Un ETF es un instrumento ya diversificado en sí mismo. Por lo que al comprarlo, automáticamente estarás invirtiendo en todos los activos que lo compongan, siguiendo las tendencias generales del mercado a un coste reducido.       

·      Comisiones: Las comisiones de gestión de los ETF son más bajas que las de un fondo tradicional, aunque como con toda acción, tendrás que sumar las comisiones de compra-venta si tienes una operativa muy activa con estos fondos.

 

¿Cómo es la fiscalidad de los ETF´s en España?

Dependiendo de en qué decidas invertir, tendrás que pagar más o menos impuestos. En España, los fondos de inversión son traspasables. Esto quiere decir que al modificar tus inversiones cambiando un fondo por otro, no tendrás que tributar por ello. Pero cuando se trata de acciones, existe un régimen fiscal diferente, que no cuenta con esta ventaja.

Hacienda venía aplicando anteriormente para los ETF´s una normativa similar a la de las acciones, es decir, sin el beneficio de la exención fiscal por reinversión de los fondos. Pero en el último tiempo hubo un cambio en una resolución de la Dirección General de Tributos, haciendo una diferencia entre ETF´s nacionales y ETF´s extranjeros, donde los nacionales llevan el mismo sistema fiscal de las acciones, mientras que los extranjeros se benefician de la fiscalidad de los fondos.

ETF´s y el IBEX 35

Los ETF´s son similares a los fondos mutuos pero se enfocan en el intercambio público (de acciones), siguiendo la estrategia de un índice bursátil. En España, el IBEX 35 es un índice bursátil que hace referencia a la Bolsa española y permite medir el comportamiento conjunto de las 35 empresas más importantes que conforman el mercado español. Este listado fue cambiando a lo largo del tiempo en función de la situación de cada compañía, y actualmente está compuesto por empresas como BBVA, Repsol, Telefónica, etc.

Lo que quiere decir resumidamente, que al invertir en un ETF basado en el IBEX 35, estarías invirtiendo en las 35 compañías mas importantes del mercado español. Por lo tanto, si la evolución de aquellas empresas es buena, tus ahorros crecerán a la par de ellas; de la misma forma que si el mercado español se ve afectado por distintas razones, tus inversiones en ETF también lo sufrirán.

No te pierdas estos artículos: